Sexo anal: ni duele ni es sólo para gays

Se encuentra en el interior del recto, en dirección al perineo y hay quienes lo llaman punto G masculino, también quien lo define como punto P (de próstata) o punto H (de hombre). Según señalan algunos estudios, la mayoría de hombres que han probado el sexo anal han reconocido que se ha tratado de una placentera experiencia y el descubrimiento de una de las zonas erógenas que mayor placer les ha proporcionado durante sus relaciones sexuales.

Evidentemente, para ello hace falta que haya algún tipo de penetración a través del orificio rectal, con el fin de estimular esa pequeña protuberancia, de un tamaño aproximado a una nuez y que se encuentra entre cuatro y seis centímetros en dirección al pubis, ya sea realizándolo con un dedo, dildo, pene u otro objeto, del inmenso catálogo de juguetes eróticos que existen.

Para seguir leyendo aquí

No Comments

Be the first to start a conversation

Leave a Reply

  • (will not be published)